El Comegente

el comegente

¿Quien se acuerda de El Comegente? El sonadísimo caso del siniestro personaje que deambulaban en las calles del estado Táchira con el sed de asesinarlas a sus victimas y después comérselas hace ya 15 años. El Hannibal Lecter andino.

El caso de este señor estuvo en todos los periódicos a principios de los noventas. Se estima que e Come Gente asesino a unas 40 personas.

El ComeGente también como conocido como Dorangel Vargas, es un cuatrero y mendigo que solía cazar a sus víctimas en el parque Doce de Febrero, en los alrededores del río Torbes de la ciudad de Táriba, en el estado Táchira

Uno de los casos de canibalismo más polémicos de los últimos tiempos en Venezuela y el mundo. Un hombre que atenta contra la tranquilidad de la especie humana, pero a su vez ama a su prójimo…tanto como para comerselo y no precisamente a besos. Se cree que cometió los crímenes entre noviembre de 1998 y enero de 1999, momento en el que las familias notificaron a la policía la desaparición de los fallecidosEl Come Gente impactó no solo a todo el pueblo venezolano sino casi en el mundo entero, presumía que tenemos un presunto caníbal que vive en nuestras tierras venezolanas.

Los psiquiatras diagnosticaron largo tiempo de encierro para el Hannibal latino: /”/Sugerencias: mantener recluido en centro cerrado bajo tratamiento siquiátrico por irreversibilidad del cuadro (esquizofrenia paranoide)/”/, escribió un perito.

Por aquí les dejo un video reportaje del Comegente Dorangel Vargas. Con esto seguro se acuerdan de este famoso caso.

Ver vídeo sobre reportaje del Comegente

9 comentarios en “El Comegente”

  1. Si me acuerdo d ese carajo loco e bola.., jamas debio salir libre, no se si sigue preso??!!.., lo q hizo no fue una gracia. Sin embargo, d seguir la pelazon en Venezuela, el desabastecimiento y la escasez tendremos q irle a pedir consejos para cuando empecemos a comernos unos con otros jajajaja..

  2. Según dicen aquí en el Táchira que lo tienen recluido en los cuarteles de la Policía Municipal de San Cristóbal, eso es lo que dicen…

Deja un comentario