Fiebres y modas en el colegio cuando éramos chamos

tazos

Este artículo fue escrito por un invitado especial: La Tienda Venezolana. La Tienda Venezolana es un proyecto para brindarle a los venezolanos que están en el exterior un pedacito de su país. Se especializan en vender chucherías, collares y medallas, franelas para él, franelas para ella y artículos para el hogar.

Al igual que en todos lados, en el colegio no podían faltar las modas, algunas muy efímeras y que apenas se notaban y otras tan duraderas que desde que llegaron han ido pasando de generación en generación y todavía hoy pueden verse.

En Venezuela cuando algo está muy de moda le llamamos “fiebre”, por el gran interés que despierta en todas las personas y porque en todos lados solo se escucha hablar de ello. Por ejemplo, la fiebre del Nokia, la fiebre del nuevo milenio, y la fiebre del monopatín.

En este artículo haremos un repaso de los juegos y distracciones con los que nos “enfiebramos” durante nuestra etapa escolar, así que prepárate para recordar los mejores momentos de tu adolescencia.

  1. Fiebre de los tazos

¿Quién no coleccionó tazos en el colegio? Esta es una fiebre que se puso de moda en los 90 gracias a las empresas de chucherías como Doritos y Cheetos.  Los tazos eran piezas de plástico redondas y planas ilustradas con personajes de los dibujos animados del momento.

En los recreos, no podía faltar el grupo de “fiebrúos” que jugaban tazos y apostaban sus fichas más preciadas. El juego consistía en colocar un tazo sobre otro e intentar voltear uno de estos con otro que era lanzado con fuerza desde arriba. Existían los tazos, los super tazos, los mega tazos, los master tazos, y unos cuantos más.

  1. Perinolas y trompos

Al igual que las metras, las perinolas y los trompos forman parte de los juguetes tradicionales venezolanos que han pasado de generación en generación, por lo que en el colegio no podía faltar jugar con estos grandes inventos.

La perinola, que en Maracaibo y el resto del estado Zulia se le conoce como emboque, consiste en un palito de plástico o madera atado con un cordón a una especie de mazo del mismo material que a su vez tiene un hueco en el centro del tamaño del palito. La idea es ensartar el mazo en el palito la mayor cantidad de veces en un tiempo determinado, hasta que el jugador falle.

El trompo, por su parte, consiste en un juguete de plástico o madera con forma de cono que se enrolla en una cuerda, y que al lanzarse con fuerza y destreza debe girar sobre su punta de hierro en el suelo.

Los más expertos hacían batallas de trompos y las apuestas podían ser desde el desayuno en el recreo, hasta una chicha al salir de clases.

  1. Barajitas Panini

Las barajitas o cromos Panini son un clásico de cuando uno era chamo, e incluso para algunos adultos. Todos los años salían álbumes de diferentes temáticas: eventos deportivos como el Mundial de Fútbol y la Copa América; series de televisión, dibujos animados y más. El objetivo era conseguir todas las barajitas.

Los paquetes de barajitas se vendían en kioscos, supermercados y hasta en la cantina del colegio. Lo más divertido era intercambiar las barajitas repetidas y si por mucho que intentaras no lograbas completar el álbum tenías que recurrir a una última instancia: comprarlas al detal.

  1. Futbolito y béisbol con pelotas de papel aluminio

No importa si estudiaste en un colegio público o privado, porque cuando éramos chamos no había nada más ingenioso que usar el papel aluminio con el que tu mamá te había envuelto los sandwiches del desayuno para hacer una pelota y jugar fútbol o béisbol.

Y es que a decir verdad, para pasárnoslo en grande y montar una buena caimanera solo hacía falta el papel aluminio y dos morrales que hicieran de arquería en el caso del fútbol, o un palo de escoba que hiciera de bate en el caso del béisbol.

Cuando no había papel aluminio también se podía recurrir a los cartones de los  jugos de cuartico; al final de todo, cuando se trataba de divertirse, todo objeto que pudiera jugar el papel de pelota era válido.

  1. Los diarios y chismógrafos

Y mientras los varones hacían pelotas de papel aluminio en bachillerato, las chamas llenaban las libretas con los secretos más íntimos de la época escolar. Que si Juan le brindó el desayuno a Laura, que si Jesús le robó un beso a Patricia, que si a María le gusta el novio de Andrea, ¡una verdadera novela!

También existió la fiebre del chismógrafo, un cuaderno en el que cada hoja servía para colocar una pregunta y en cada línea los jugadores (identificados por un número) debían contestar.

Las preguntas podían variar desde las más inocentes como “¿Cuál es tu novela favorita?” Hasta las más pasaditas de tono como “¿Cuándo fue tu primer beso y con quién?” Eso sí, ¡estaba prohibido mentir!

Lo mejor de estas fiebres durante la etapa escolar es que se gozaba barato, con juguetes caseros o inventados al momento, y no hacía falta contar con la mejor tecnología ni los lujos de hoy para pasarla en grande y ser felices.

¿Recuerdas alguna otra fiebre que hayas tenido en el colegio? ¡Deja tu comentario!

11 comentarios en “Fiebres y modas en el colegio cuando éramos chamos”

  1. coño pana me hiciste recordar muchos buenos y hermosos momentos cone este post, de hecho yo odiaba mucho el chismografo ese, aunque gracias a unos de esos conoci a la que era mi novia en el liceo y los tazos ni se diga, en mi liceo yo era el campeon del universo con ellos, yo tenia de todo tipo, looney tunes, tiny toons, power rangers, batman y de baywatch

    • Verga q momentos valeeee. ya se m habia olvidado todo esoooo. q rico momento como la adultes y las responsabilidades diarias t pueden hacer olvidar lo mas lindo de la vida como lo es LA INFANCIA.

  2. si disfrute de esas modas. la de la perinola fue un caos eso era q me daba golpès en los nudillos siempre y el trompo era un chiste jaja
    el chismografo es algo q nunca pasa de moda eso era polemica con lo q se iba y se movia en los salones q si fulano tal sale con tal era un show
    las pelotas de alumino de las arepas no jugaba por q tenia mala mano pero si disfrutaba de las famosas caimanera de los demas muchachos en el recreo y a las afueras del colegio. mas de una vez llegaba a mi casa despues de las 3 por q los chamitos montaban la caimanera tanda tras tanda
    y los tazos como no . eso era una moda infalible . alli si destaque gane bastante . les ruchaba ( les quitaba) a partida los mejores tazos a los compañeros . y tenia vaias colecciones hasta las de pokemon y yugioh
    las barajitas panini era mas en temporada de mundial de futbol . y las niñas las cambiaban por las colecciones q si de las peliculas de disney de ese entonces

  3. Excelente tema, vaya recuerdos y entre todas estas cosas mencionadas hay q incluir tambien al famoso Yoyo. Y si, bastante jugue metras y perinolas en el colegio. Saludos.

  4. La de los juegos tradicionales como perinola, trompo, yoyo y metras entre otros eran por temporadas, al igual que el papagayo, aunque ese no se podia jugar en la escuela pues se requeria de un espacio amplio y abierto. El de las peloticas de papel de aluminio fue muy comun en mi epoca y recuerdo que los chamos agarraban los cartones de los cuarticos de leche como guantes o tambien los usaban para identificar las bases: primera, segunda, tercera y home. El chismografo lo llegue a ver en el liceo pero no fue tan popular, Recuerdo mas bien cuando salieron los walkman, eso si que fue una fiebre en mi liceo.

    • Los cartones no eran nunca una base, siempre eran “la pelota”, las bases eran que si las columnas de alguna pared, un árbol, una alcantarilla, un hueco. Se jugaba a mano limpia, no importaba hasta hurgar en la basura para sacar el cartón del cuarto de litro o de medio litro.

      Los campos de juego eran totalmente improvisados y no respondían al clásico diamante de beisbol, mas que diamante era mejor decir “el polígono de juego”.

  5. Yo no sé uds pero la competencia de los tazos (frito lay) eran los jackos (jack snacks) salieron los jackos y los mejores los movi-jackos mi favoritos llegue a reunir 200 nunca jugué porque me daba cobardía ja ja ja

  6. faltaron las metras (canicas),tambien policías y ladrones entre otros. donde con una simple rama podías tener el arma que quisieras (eramos felices y no sabíamos).

  7. jajajajaja como es que me encanto esta pagina Diosssss. que bellos tiempos espero que mis hijos puedan vivir algo así….. como es que nos divertíamos sanamente..

  8. Cuando estaba en primaria…… hace muchísimos años recuerdo que hubo una moda donde las niñas usaban las arandelas de las tapas de las compota (que eran de goma negra) como pulseras y podían tener un montón de ellas en cada brazo…. también de las puseritas que se tejían con pabilo de colores

  9. Gracias a todos por sus recuerdos, definitivamente la epoca escolar marca un hito imborrable en nosotros, de tal manera que cuando somos “chochos contemporaneos” se vuelven momentos muy apreciados, en la escuela Vicente Salias de Maturin donde estudie mi primaria jugabamos algo llamado Tonga que consistia en hacer una fila de chamos inclinados agarrados por la cintura donde el primero se sujetaba a un arbol, el equipo contrario de uno en uno tomaba distancia y saltaba a la fila (espaldas) y comenzaba a tratar de tumbar la fila y luego saltaba el otro hasta que al saltar el ultimo sin poder tumbar la fila perdia y pasaba a ocupar la posicion de la fila, esta vaina era una locura, pero cuando se es chamo los golpes, torceduras y raspones no hacen mella en las ganas de joder en el recreo, no pasaba nada y se drenaba la energia, ya en el liceo era otra nota, existian los investigadores privados que se encargaban de averiguar que chama gustaba de uno, para luego buscar la ocasion del empate, habian compañeras expertas en hacer la segunda, jaja. el corte de patas era otra historia… generalmente operaba la opinion de la misma persona que procuraba el empate, vainas de chamo.
    Gracias nuevamente,recordar es vivir…

Deja un comentario